¿Qué estudia el hematólogo?

que estudia el hematologo

Pocas son las personas que conocen el trabajo que ocupa el hematólogo en las clínicas y consultorios es por ello que la mayoría de los pacientes que son recomendados con un especialista de esta categoría tienen pánico o miedo de presentar enfermedades mortales. Sin embargo el campo de aplicación de este especialista resulta bastante amplio por lo que no siempre se encuentra relacionado a patologías severas.

Publicidad


La hematología al igual que otras especialidades de la medicina posee una serie de sub especializaciones o ramificaciones que le permiten abarcar lo que cubre su extenso campo de estudio y su posterior aplicación.

Publicidad


¿Qué estudia el hematólogo?

Basta con observar su nombre y tener cierta noción de etimología para comprender que el hematólogo es el profesional de la salud que se encarga de estudiar y tratar las enfermedades de la sangre. Su estudio abarca las células sanguíneas y los respectivos trastornos en el metabolismo que puedan provocar el surgimiento de una patología.

Gracias a que la sangre fluye por todo el cuerpo se pueden determinar distintas enfermedades por medio de exámenes sanguíneos por lo que la hematología a pesar de ser casi desconocida puede funcionar como un excelente complemento para distintas especializaciones.

Al ser un miembro del gremio de los profesionales de la salud, el hematólogo debe de estudiar los seis años académicos correspondientes en la carrera de medicina y posteriormente especializarse en el campo de la hematología.

Especializaciones

Entre las ramas de la hematología más comunes se encuentran las siguientes:

Publicidad


  • Inmunohematología: Especialidad encargada de estudiar las propiedades del sistema inmunológico propios que guardan relación con las células sanguíneas. Su campo de aplicación se encuentra fuertemente vinculado con las transfusiones, transplantes y los problemas de incompatibilidad entre donantes y receptores.
  • Hematología oncológica: Es la especialidad encargada de identificar las posibles anomalías que se pueden presentar en los elementos sanguíneos y poder determinar la presencia de ciertas patologías como la leucemia.